A él…

El que cuida mis pasos y guía mi vida, a él, que tatúa mi cuerpo de esperanzas para que nunca la pierda, quien construye mis sueños y me lleva a lo real, a él, que se sienta a mi lado y seca mis lagrimas, mi confidente, quien me da fuerza para luchar y me baña de humildad para aceptar mis triunfos y derrotas, a él, que me dota de paz en mis momentos de furia, a él, que no le importa cuántas veces le falle siempre tiene las puertas abiertas esperando mi llegada, a quien le pido y le agradezco, a quien respeto, a quien molesto con mis cantaletas y siempre está ahí para mi, a él, que siempre está presente en mis días, en mis noches, en mi vida, al que nunca le escribo pero tampoco me lo exige, a él, que me ve madurar, a él, que sabe darme todo en el momento exacto, a él, que nunca me deja solo aunque este en compañía, el que me entiende, el que me escucha y me comprende mi fiel amigo mi pana full, a quien le dedico mi vida, a él, a quien más, a ti… Mi Dios.

Dago Sánchez

468 ad